¿Cómo aprender a tocar la guitarra flamenca desde cero?

 

¿¿Quién no ha soñado alguna vez con subirse a un escenario a tocar la guitarra con un sonido impecable, millones de falsetas (melodía que se toca entre cante y cante) y registros que suenan como un profesional?? Aprender a tocar la guitarra flamenca desde cero es fácil, pero eso sí, ¡es imprescindible tener perseverancia, practicar muchas horas y echarle muchas ganas!  Por eso es muy importante que sigas las indicaciones que te doy en el curso de guitarra flamenca online tanto en la web como en el canal de Youtube.

Partes de una guitarra flamenca

Lo primero que debemos saber son las partes de las que se compone la guitarra. Hay varias partes que tenemos que diferenciar y saber como se llaman para poder avanzar en el conocimiento del instrumento. Estas partes son:

La cabeza o pala:  En la cabeza se encuentra el clavijero, que es donde se afinan las cuerdas. Es el encargado de “amarrar” las cuerdas para así poder afinarlas con las clavijas. Los hay de dos tipos: de palo o mecánicos, aunque los que vamos a encontrar en la inmensa mayoría de las guitarras serán mecánicos, ya que son mucho más fáciles de manejar.

El mástil:  El mástil es, probablemente, una de las partes clave en una guitarra. Sobre la parte frontal del mástil se encuentra el diapasón, sobre el cual se pisan las cuerdas con los dedos. Habitualmente es de madera de ébano. Sobre el diapasón se encuentran los trastes, que son los pequeños trozos de metal (alpaca) incrustados en la madera que divide el mástil de arriba a abajo. El numero de trastes normalmente es de 19, pudiendo tener más, dependiendo de cada constructor.

En el mástil es donde ponemos la mano izquierda (o la derecha en el caso de los zurdos) y en él ejecutamos los diferentes acordes, melodías, falsetas, punteos, etc.

La caja de resonancia: La caja de resonancia es efectivamente la parte más importante de la guitarra. Existen varias formas de caja de resonancia, como por ejemplo de caja ancha, estrecha o con cut-away, aunque las que generalmente encontraremos serán las normales de caja ancha y siempre que hablemos de guitarra española, serán huecas por dentro.

Dentro de la caja de resonancia de una guitarra encontraremos las barras armónicas, que son unas pequeñas tiras de madera, de una cuarta más o menos de longitud dependiendo del sonido que se desee conseguir,  colocadas y pegadas de manera estratégica a la parte interior de la tapa armónica. Éstas son las encargadas de hacer que el sonido que entra a través de la boca de la guitarra rebote y suene de un modo u otro. La otra función de las barras armónicas es la de proporcionar rigidez y evitar que la tapa se hunda por la presión que ejercen las cuerdas sobre la madera.

En la caja de resonancia o cuerpo encontraremos también la boca, siempre redonda (exceptuando algunos modelos) y rodeados por un dibujo llamado roseta, hecho con incrustaciones de madera con diversos colores y formas. Éstos son simplemente para embellecer la guitarra. 

Otra de las partes importantes de la guitarra es el puente. El puente es una pieza de madera (habitualmente de ébano o palosanto) pegada a la tapa de la guitarra y que conecta a ésta con las cuerdas. Dentro del puente tenemos la cejuela o cejilla y es de hueso. Sobre él van las cuerdas y es la parte que determina la altura o distancia entre las cuerdas y la tapa; cuanto menor sea la altura, más cómoda es para tocar.

Las cuerdas:  Las cuerdas son otras de las partes fundamentales de la guitarra.  Van atadas al puente y se enrollan en las clavijas que están situadas en la pala. Siempre son seis y cada una tiene una nota diferente. Las tres primeras, las más agudas, son de nylon, mientras que las otras tres, más graves, son entorchadas en metal. 

 

Existen diferentes tensiones de cuerdas: tensión alta, media y baja, dependiendo de la fuerza que tengamos en las manos al tocar; cuanto más fuerza tengamos al tocar, mayor deberá de ser la tensión de las cuerdas que escojamos para así equilibrar el sonido y la vibración de las cuerdas. Las más comunes son las de tensión media, pero como ya he dicho antes, dependerá de nuestra fuerza y de lo que busquemos.

Técnica de las dos manos: posición y digitación

Por otro lado, para que lo que vayas aprendiendo vaya sonando bien, es imprescindible practicar todos los días y ejecutar los diversos ejercicios que vamos aprendiendo en cada clase. Al principio tengo que reconocerte que no es lo más divertido, pero ya verás lo rápido que progresarás. Aprender a tocar la guitarra flamenca desde cero te resultará más sencillo si dedicas al menos 15 minutos diarios al estudio de ejercicios para así coger agilidad, destreza y soltura en las dos manos.

En la guitarra hay que diferenciar entre mano derecha y mano izquierda para poder llevar a cabo nuestro aprendizaje y poder realizar bien los ejercicios para la mano derecha y para la mano izquierda, ya que cada una tiene su función. Con la mano izquierda ponemos los acordes y las notas pisando las cuerdas contra el diapasón en el mástil, a esto le llamamos digitación. La mano derecha es la que ejecuta el sonido al rasguear, arpegiar o puntear las cuerdas con los dedos. Existen ejercicios específicos para cada mano, pero eso lo iremos viendo conforme vayan avanzando las clases.

Elección de la primera guitarra

Otro de los factores a tener muy en cuenta es la elección de la guitarra que mejor nos convenga. Hay muchísimas marcas, modelos, constructores, diferentes maderas, precios, etc… pero para empezar siempre recomiendo no comerse la cabeza y escoger una guitarra básica, eso sí, a poder ser no la más básica/barata,  porque por más que te empeñes será muy difícil que consigas sacarle sonido y corremos el riesgo de terminar aburriéndonos y dejando la guitarra arriba del armario. Marcas como Admira o Alhambra son buenas opciones para empezar a mirar. Un consejo es que acudáis siempre a una tienda especializada de instrumentos musicales, allí te escucharán, te darán buenos consejos y te ofrecerán la mejor opción para lo que necesitas. De todo esto hablaremos más detenidamente y en profundidad en el post de la semana que viene.

He intentado resumir en este primer artículo de forma muy generalizada los aspectos básicos a tener en cuenta cuando queremos empezar a tocar la guitarra flamenca, pero existen muchas técnicas y formas que, a medida que vayamos avanzando debemos ir aprendiendo. Por ahora nos quedamos con estos tips que os he resumido:

  • Las partes de la guitarra
    • cabeza o pala, clavijero y clavijas
    • mástil, diapasón, cejuela y trastes
    • caja de resonancia o cuerpo, barras armónicas, tapa, boca y puente
    • cuerdas
  • Las manos: posición y digitación
  • Elección de la guitarra

Además de estos puntos, no olvidéis lo que os dije al principio de este post, la guitarra es constancia y perseverancia, hay que practicar y practicar para que en poco tiempo podamos estar tocando y disfrutando de nuestro instrumento.

Espero que os haya gustado y sobre todo que os hayan servido estos puntos y estos consejos que he querido compartir con todos vosotros. Si tenéis algún comentario o duda podéis escribirme un comentario a continuación o, si lo preferís, un email a mi dirección de correo electrónico.

¡Nos vemos la semana que viene en el próximo post!